EL AGUA- RECURSO GENUINO DE QUINES

El río Quines fue uno y casi el único del norte de San Luis que traía agua frecuentemente a pesar de ser un río aluvional y como todos sabemos los principales asentamientos se hacen donde hay agua como primera necesidad. Después se analiza el clima y el suelo, el refugio de los vientos, la flora y la fauna.
La zona estuvo habitada por aborígenes que llegaron a ser sedentarios ya que tallaron morteros y conanas en grandes piedras imposibles de trasladar para los aborígenes nómades. Su actividad principal estuvo ligada a la recolección de granos y al cultivo del maíz; los cuales eran molidos en morteros y si fuese necesario hechos harina en las conanas. Esta actividad se complementaba con la caza de ñandúes, guanacos, liebres y otros animalitos salvajes. Cada alimento se conservaba de una forma tan minuciosa y con tanto esmero que los españoles aprendieron a imitarles y aprovecharlos al máximo. Todo era muy detallado, muy riguroso. Los pasos se debían hacer al pie de la letra y perfeccionarlos de generación en generación. Es así que para cocinar utensilios de arcilla hacían hornos con muy buenos tirajes y tratando de conservar la mayor temperatura posible.
Tener una hacha era un trabajo de meses pues hacerla tan perfectamente era todo un logro ya que tallar una piedra tan dura era muy difícil. Una vez lista debían buscar la horqueta de un árbol o arbusto firme y sin cortarla se miraba si calzaba perfectamente. Si así era se ataba firmemente a esta sin dañar la corteza del árbol y allí se dejaba un largo tiempo para que la rama crezca tomando la forma de la caladura del hacha. El nudo debía reajustarse periódicamente y las ramas de arriba debían abrirse para poder ceñirla firmemente cuando esté lista.
Con esto ustedes podrán tener alguna idea de lo meticulosos que eran para tener sus herramientas y utensilios. Las flechas (normalmente fabricadas con piedra de cuarzo) que no daban en el blanco y que no se dañaban, se recuperaban. Imagínense los cuidados que tenían con el agua. ¿Cómo almacenarla? ¿Dónde buscarla en épocas de sequía, especialmente en invierno?
Como pudimos ver en la historia de Quines, los primeros asentamientos surgen a la altura de la Piedra Baya y El Muro. ¿Por qué? Justamente por el agua.
En la historia de vida de don Victorio Brugnaro, él refiere a que se quedó aquí porque vio posibilidades de lograr buenos cultivos. Caminó sin destino fijo y al llegar al río Quines, aquí se quedó.
Así fue como se generaron grandes litigios por este tema, entre vecinos y entre parajes y entre pueblos. San Miguel y Candelaria siempre necesitaron del agua del río y si bien este no iba precisamente en esa dirección, canalizarla era sumamente necesario para lograr lo que hoy: El excelente corredor agroindustrial Quines-Candelaria.


DIQUE CALLABA 
o DIQUE DEL BAJO QUINES

Fueron necesarios con el paso de los años la realización de Diques derivadores para encauzar el precioso líquido del río y hacer más fácil la obtención de agua para regar los sembradíos y un dique como reservoreo del caudal que tiempo de verano se desperdiciaba con crecidas por cada lluvia que se producía. 
Para poder encauzar de alguna manera el agua y poder utilizarla para los sembradíos el tema se solucionaba con muchísimo esfuerzo. Se colocaban gran cantidad de bolsas de arena para represar el agua y así ésta alcance el nivel deseado para regar. Los vecinos solicitaban al gobierno una solución al tema y la situación se pone más densa en los años 1921 y 1924 cuando grandes sequías sacuden a los pobladores. Recuerdan algunos ancianos que sus padres les contaban que se ponían de acuerdo los vecinos y cargaban tambores en los carros, chatas rodeadoras y otros similares y todos los días partían a la Piedra Baya a buscar agua que obtenían cavando en el río para sacar lo que se llama "agua de desecho". Otros tantos desfilaban con los animales desde todos los parajes cercanos para darles de beber.

Parte de esta solución se da en el año 1929 cuando se inaugura el primer dique construido sobre el río Quines. El "Dique Callaba", nombre puesto en homenaje al Ingeniero responsable de su construcción, don Manuel E. Callaba (villamercedino).

Imagen tomada en la zona de Virorco hacia 1930.
Manuel Callaba (de pantalones blancos) junto al gran historiador Prof. Juan Wenceslao Gez.

El dique derivador fue construido con fondos de la provincia de San Luis siendo el gobernador en ese entonces el Dr. Alberto Arancibia Rodríguez y la preocupación principal era aprovechar el agua del río Quines y del arroyo que viene de El Zapallar para los florecientes cultivos en la zona.
En los años subsiguientes por efecto de las fuertes crecidas el dique colapsó y fue reparado con aportes de la Nación en el año 1936.

Aquí las fotos tomadas a pedido del Ingeniero.
Obsequiadas por el Prof. Manuel Ybáñez para ser utilizadas en este blog.









Manuel E. Callaba junto a Alfredo Della Croce, Jorge Soria, Carlos Arioti y Ángel Marmonti fueron los primeros cinco egresados argentinos como Ingenieros Hidráulicos en el año 1913. Todos ellos egresados de la “Escuela de Ingeniería Hidráulica” fundada en 1909 dependiente de la Universidad Nacional de La Plata.

Con respecto a este dique hay una documentación respaldatoria en donde se prevé su construcción:
Fue durante el gobierno de Eriberto Mendoza quien remite a la Legislatura un proyecto de Ley para que aprobase los estudios realizados por el Ingeniero Jégou y autorice el gasto de doscientos mil pesos en varias obras de irrigación. Dicho proyecto fue sancionado en octubre de 1884 y contemplaba obras para la Toma, Renca, La Larca, Santa Rosa, Merlo y Quines.
En el libro Historia de la Provincia de San Luis de Juan W. Gez - pág 293 dice textualmente en lo que a nuestra localidad se refiere: "En Quines, situado sobre un río caudaloso, era la parte de la provincia donde mejor se utilizaban las aguas, cultivando por entonces más de 600 hectáreas. El proyecto comprendía un muro de dique de dos metros de altura, fundado sobre la roca que atraviesa el río en toda su anchura, con una toma en la ribera derecha, por la banda del naciente, para llevar la tercera parte del agua a Candelaria y otra en la orilla izquierda, destinada al riego de Quines. Se construiría un canal aproximadamente de 4.000 metros de largo y un partidor para dividir el agua entre ambas poblaciones.
El costo total estaba presupuestado en 49.000 pesos.
Estas obras beneficiarían, con el riego una superficie de 1.500 hectáreas."

Lo que no tuvo en cuenta el ingeniero Jégou cuando hace el estudio es que el canal que saldría por la derecha o banda del naciente nunca llevaría el agua a Candelaria (solamente a la Banda Este del río) ya que en algún momento debe cruzar el río hacia su lado oeste. Cuando se construye este muro de dique se hace la toma solo del lado izquierdo y de esta manera el agua canalizada puede llegar a la localidad de Candelaria.
--------------------------------

La población sigue pidiendo una solución definitiva al tema y para esto plantea que es necesaria la construcción de un Dique como reservorio de agua dulce.

EL MURO
DIQUE DEL ALTO QUINES

En 1940 se inaugura el Dique Nivelador "El Muro" nombre que recibe por el gran murallón construido con piedra labrada a mano por picapedreros de toda la región. Entre ellos trabajó allí el padre de "Tito" Turri, don David Turri. 

  
En piedra de granito se talló el año inaugural.
En la foto de la derecha se puede apreciar el mojón puesto muy cerca de la piedra basal (ambos al norte del murallón). Ministerio de Obras Públicas - Dirección General de Riego y Desagües.


En el libro Memorias de 1940 – pág 377 del Ministerio de Obras Públicas dice textualmente: “Quedó terminado el sistema de obras del Alto Quines que comprende un dique de toma a parrilla, de manipostería de piedra fundada sobre roca, de 66,60 metros de longitud y 9,50 metros de altura máxima, canal aductor, cámara desarenadora, etc., canal principal de 510 metros de longitud con capacidad para 4 metros cúbicos por segundo y sus obras de arte correspondientes, entre ellas un sifón bajo el río Quines de hormigón armado y 130 metros de longitud.”
La obra fue realizada por la ex Dirección General de Irrigación dependiente del Ministerio de Obras Públicas como lo dice la placa de granito.
Para la obra se colocaron 474 m3 de hormigón.
Se excavaron 100 m3 de roca.
En laboratorios se realizaron ensayos de control de materiales entre los que están los de hormigón, tierras y arenas.


Imagen tomada en 1950 aproximadamente. Gentileza: Roberto Campodónico



Nace aquí uno de los más bellos lugares turísticos de Quines. Con aguas templadas y cristalinas ha sido desde esos años el lugar elegido por las familias de Quines y Turistas para pasar el día.
La isla que se formó no siempre estuvo allí y al nacer sauces naturalmente fueron dándole firmeza al terreno y constantemente, con cada crecida, cambian de forma sus costas. Lugar especial para jugar el voley, fútbol y porque no al tejo playero.
Todos los 21 de septiembre, 25 de diciembre y 1 de enero El Muro puede verse saturado de gente.
 
 Al construirse el Dique Nivelador el Muro queda todo previsto para el correcto funcionamiento del Dique La Huertita.

Ud. Se preguntará ¿Por qué? Si el Dique la Huertita se terminó en 1981.
Aquí la respuesta






PRESA EMBALSE LA HUERTITA

Ya desde 1912 se proyecta su construcción con los estudios hechos en ese año por el Ingeniero Van Zeilan. 
En el estudio se proyecta un sistema de riego para las localidades de Quines y Candelaria con un embalse principal en Las Huertitas (20 Km. aguas arriba de Quines)  y uno secundario en Las Chacras, teniendo en cuenta que la lluvia anual recogida en la cuenca del río Quines alcanza un volumen que va entre los 120 y 150 millones de m3.
El costo de estos embalses estaba calculado en 2.000.000 de pesos m/n (moneda nacional), a lo que debía agregarse el costo de otros trabajos complementarios. Debido al alto costo se abandona el proyecto y se contempla el presentado en 1919 por el ingeniero Fitz Simon que es mas realizable por un valor de 86.000 pesos y sirve para el riego de 2.100 Ha. (un costo de 41$ m/n por Ha. aproximadamente), lo que lo hace económicamente considerado.   La obra consiste en construir un dique nivelador de 5m. de altura con vertedero de 48 m. de largo y con dos edificios de toma para los canales, en ambas alas. Saldría un canal al Este y uno al Oeste con sus compuertas y desarenadores correspondientes. También prevé la construcción de dos canales para empalmar con los actuales ya que el del Este es muy corto para pasar cerca del dique y el del Oeste sería un metro más alto que el actual para tener una mejor pendiente.
Seguramente este es el proyecto que se tomo para la construcción del Dique Nivelador El Muro, pero como ya estaba el Dique Derivador Callaba, se realiza un solo edificio de toma.

Otro informe de esos años dicen que en el Diario de sesiones de la Cámara de Senadores Volumen 1 – pág 74 se expresa que el  6 de mayo de 1913 se trata la sesión en la cámara de senadores y con respecto a la Ley de Irrigación expresa que se está cumpliendo en todas sus partes. Se hallan preparados y listos para su ejecución proyectos de obras de embalse y riego en los ríos Los Sauces de Córdoba; Quinto y Quines de San Luis…

La cuestión es que por parte de Nación no están dispuestos a invertir tanto dinero y la obra se posterga por 69 años pero entre medio muchos fueron los intentos de los sucesivos gobiernos y muchos los reclamos de los pobladores para tener el tan necesario Dique como reservoreo de agua.

-          En 1946 por ejemplo, desde la Cámara de Diputados en el Congreso de la Nación por leyes 11.576 y 12.786 hay fondos votados para canales en Quines y para el dique La Huertita.

- Un documento dice que otro lugar para el embalse es la hermosa Quebrada de Quines, 10 km. al norte de la desembocadura del río con una extensión de 20 km.

- En abril de 1950 se comienzan con los trabajos, se hacen las plataformas, se limpia el terreno y se asientan las bases para trabajar y en 1951 se suspenden todas las obras.

-El 15 de noviembre de 1952 gran parte de la población sale a la plaza central y se vive la primera gran manifestación solicitando al General Juan Domingo Perón la pronta construcción del Dique La Huertita.
El Presindente de la Comisión Pro-Dique era el Sr. Nicolás Viale y la integraban entre otros Teófilo Flores y Leopoldo Arce de Candelaria, Reyes Romero de Luján que estaba trabajando en la escuela de Candelaria y Raúl G. Sardo y Pepe Regis de Quines. Las reuniones se realizaban en San Miguel en la casa de Viale.

Las cinco fotografías a continuación expuestas fueron proporcionadas por la Sra. Zulema Viale.



De esta manifestación filmaron una película que seguramente enviaron al Sr. presidente de la Nación y una copia de esa película tenía el primer director del Centro Experimental el Datilero, Sr. Eduardo Julve.


- Durante la presidencia de Arturo Frondizi que gobernó entre el 1 de mayo de 1958 y el 29 de marzo de 1962 una delegación viajó a Capital Federal y fueron recibidos por el presidente de la Nación en donde le solicitaron personalmente la pronta construcción de la Presa- Embalse.
Llevaron mucha documentación para justificar su petitorio entre la que seguramente iban las fotos de la crecida del río Quines y los daños ocasionados por la misma en 1958.




- Mendoza, jueves 23  de marzo de 1972.
Vecinos de Quines y Candelaria expresaron su júbilo por la pronta iniciación del dique

SAN LUIS,22 (C) Una nutrida delegación de Quines, Candelaria y otras poblaciones de aquella región exteriorizó, en la Casa de Gobierno y en las calles de esta ciudad, el júbilo y también el reconocimiento a las actuales autoridades por la inminente puesta en marcha de los trabajos de erección del complejo hidroeléctrico La Huertita.

Los grupos estuvieron encabezados por los intendentes de Quines y Candelaria, señores José Edgardo Alume y Domingo Quevedo, respectivamente. El gobernador, por su parte, los recibió alrededor de las 11,30, en compañía de los miembros del gabinete y otros funcionarios.
El 6 del corriente, el Poder Ejecutivo adjudicó las obras del complejo a la firma ECOFISA E.C.F.S.A., en la suma de 11.550 millones de pesos moneda nacional. Es posible que los trabajos se inicien a fines de abril ya que solo resta la firma del contrato, Ese día, según se anticipó, las comunidades de ´Quines y Candelaria harán una gran fiesta. “Ese día –dijo un vecino de aquellos lares- vamos a tirar la casa por la ventana”.

Con los automóviles formando una larga fila y haciendo oír sus bocinas, los entusiastas pobladores de la zona septentrional de las sierras de San Luis arribaron a la Casa de Gobierno portando un enorme cartelón que decía: “Quines y Candelaria, con el dique La Huertita”

La comitiva popular ingresó a la sala de Situación y poco después lo hizo el gobernador, doctor Juan Gregorio Vivas, que fue recibido con aplausos. Tras los saludos de práctica el comisionado de Quines usó de la palabra para poner de relieve el significado y la trascendencia de la obra en ciernes. Dijo que “el sueño más caro de nuestros abuelos, la esperanza más lejana de los hijos del norte de San Luis, está a punto de cumplirse”.
Añadió: “Ayer, hoy y mañana, tres etapas de nuestra más acariciada obra, dique La Huertita, que recordamos y recordaremos por vida, la que hoy se concreta gracias al esfuerzo de tan probo gobernante. Ese es el motivo de nuestra visita, de agradecer, al señor gobernador, su titánico esfuerzo, para hacer realidad una esperanza, que traerá un venturoso futuro para los hijos de nuestras tierras”.


Tras expresar el agradecimiento de los pueblos de Quines y Candelaria, señaló que “en tal sentido y como corolario de ese agradecimiento, venimos a invitarlo para que visite nuestra zona y pueda palpar personalmente que las comunidades de Quines y Candelaria, como si fueran un solo hombre, están agradecidas y esperan la gran obra para trabajar como hasta ahora lo han hecho, para el bien de la provincia toda”.
Seguidamente, usó de la palabra el presidente de la Comisión Municipal de Candelaria, quien expresó: “No tengo más que ratificar las palabras del intendente de Quines y espero que esta grandiosa obra entre en vías de concreción. Agradezco profundamente a todos ustedes, y, en especial, al señor gobernador”.
Posteriormente, habló, en nombre de los vecinos de Quines, el doctor Raúl Sardo, quien manifestó que “25 años de residencia en Quines es el aval de mis palabras y 25 años de convivencia de dos pueblos –diría yo en términos médicos, unidos por un cordón umbilical- hicieron esta sólida amistad que hoy desemboca en un reconocimiento conjunto al gestor de esa magnífica obra que será el dique La Huertita”.
Más adelante, afirmó que “el magnífico microclima de nuestra región, sumado al dique y a su complejo hidroeléctrico, no da la pauta de la dimensión que el norte de la provincia tomará, por eso me aventuro a decir que será la “California de San Luis” y de la República Argentina. Ayer, precisamente viajamos a San Martín porque queríamos conocer el lugar de emplazamiento y el estado de la vía de comunicación con el dique; por eso quiero pedirle, señor gobernador, que trate de agilizar la ejecución de ese camino que, para nosotros es vital”.
En representación de las fuerzas vivas de la zona, usó de la palabra el señor Eleodoro Miranda, para decir: “Hemos venido hoy a dialogar con nuestras autoridades máximas, por eso el mío no va a ser un discurso sino una simple charla. Muchas veces hemos oído hablar de desarrollo, pero me atrevo a pensar que en la ejecución de los planes que estaban ligados a él hubo mucho de improvisación. Hoy tenemos la gran satisfacción de decir que las cosas se van encaminando y que estamos orgullosos de nuestros gobernantes. Para nosotros resulta imposible hablar de expansión sin esa obra y queremos tener conciencia plena de lo que eso representa para nosotros, por eso venimos a ofrecer nuestra colaboración”.
Luego, expresó que “las fuerzas vivas de Quines quieren colaborar activamente en velar por el futuro de la obra y defenderla, si es necesario. Repito que estamos orgullosos y esperamos cumplir con nuestra misión”.
Finalmente habló el doctor Vivas para agradecer la presencia del contingente. “Señores representantes de las poblaciones de Quines y Candelaria: demás está decirles la satisfacción enorme de verlos a ustedes con todo optimismo, en esta importante manifestación, realizada por la concreción de ese sueño largamente acariciado por todos: el dique La Huertita. La construcción de esta obra permitirá afirmar el progreso de esta vasta zona, merecedora de un porvenir más brillante del que hasta ahora ha tenido; convengamos que ustedes, para poder acceder a ese progreso, necesitaban –indispensablemente- de una obra de esta envergadura”
Más adelante, el primer mandatario –refiriéndose a lo expuesto minutos antes por el señor Miranda- dijo: “El señor representante de las fuerzas vivas de Quines ha hecho muy bien en puntualizar que tenemos que efectuar un estudio profundo de las etapas complementarias del complejo, que son muy importantes para su futuro.
“Por eso, hemos de hacer una planificación respecto al curso del agua y al aprovechamiento de la energía eléctrica; asimismo -dijo- también comenzaremos a trabajar en el plan de estudios geológicos, con miras a habilitar los pozos de agua subterránea”.
Finalmente, el doctor Vivas dijo “Ustedes has de estar permanentemente informados y nosotros recibiremos con agrado las sugerencias que nos aporten. Con optimismo haremos todo lo que esté de nuestra parte para arrancar a esa zona todo el mayor provecho posible, porque se trata de una región progresista, verdadera pionera en San Luis. Reconozco y valoro este gesto de apoyo, de reconocimiento, de amistad, que –sinceramente- agradezco.
Foto: Vecinos de Quines y Candelaria reunidos con el gobernador doctor Vivas, a quien expresaron su beneplácito por la adjudicación de las obras del dique La Huertita.



- En abril de 1972 en un acto oficial desarrollado en el balneario El Muro, se coloca una de las Piedras Fundamentales que indicaría los inicios de la obra pero habría que esperar 9 años más para que esto se concrete.

El Diario de San Luis – Año V – Nº 2264 – San Luis, Lunes 24 de Abril de 1972
  

Foto 1 y 2: El gobernador Vivas y el subsecretario del Interior, doctor Belgrano Rawson, descubren la piedra fundamental de la obra.








Foto 3: En la plaza Lafinur, de Quines, y ante gran concurrencia de personas se realizó el desfile en adhesión a la inauguración del dique la Huertita por el Dr. Vivas.



PIEDRA BASAL DEL DIQUE LA HUERTITA
LA INAUGURÓ VIVAS EN IMPONENTE ACTO

QUINES, (Enviado Especial) – En significativo y trascendental acto, se descubrió la piedra basal de la construcción del Complejo Hidroeléctrico La Huertita, en el lugar denominado Dique Nivelador, frente al balneario Municipal de Quines y a unos 40 Kilómetros de la zona donde se levantarán las obras destinadas a cumplimentar un programa amplio de irrigación y suministro de energía eléctrica.

El gobernador de la provincia, doctor Juan Gregorio Vivas y el subsecretario del Interior, doctor Alberto Belgrano Rawson fueron los encargados de descubrir la piedra fundamental, rodeados de una multitud que exteriorizó, durante la jornada de ayer, su complacencia y esperanza de días mejores para la agricultura y la ganadería del norte de la provincia.
TODO FINANCIADO
Belgrano Rawson, declaró enfáticamente en la serie de discursos pronunciados ayer en plaza Lafinur que por “decreto 2929 de junio del año pasado y otro complementario…
Imponente demostración del pueblo que no cesó de aplaudir a las autoridades visitantes y a los anuncios de la próxima iniciación de las obras.
ALUME
José Edgardo Alume, intendente de esta localidad dijo que el gobernador Vivas prometió la realización del Complejo Hidroeléctrico hace un año y 6 meses… se convertirá ahora en un  emporio de riqueza”.
Por su parte, Pablo Macario Peralta, Intendente de San Martín, señaló que “el contenido del proyecto La Huertita es el derecho del hombre de vivir en una sociedad mejor”.
DOSIS DE ESFUERZO
Belgrano Rawson pronunció luego un discurso… puertas de los despachos en la Capital Federal., Insistió. Y logró que esta obra se concrete. “Yo sé que la función pública es ingrata. Yo puedo decir en esta mañana luminosa de Quines que el Complejo Hidroeléctrico La Huertita, que el Dique Paso de las Carretas, el Canal Revestido a Mercedes, la corriente de alta tensión, …

- Fue finalmente y después de tantos petitorios, de tantas comisiones, de tantas reuniones, que  por medio del “Convenio Obras Presa Embalse La Huertita y Dique Paso de las Carretas y Toma Cana”, por  Ley  4.106 del 30 de junio de 1980 se autorizó a la continuación de las obras para nuestro dique.

UN ACCIDENTE IMPUNE

Un trágico hecho llena de luto a los pobladores de San Martín y Quines el día 12 de febrero de 1981. Cuando ya todo parecía estar listo, se rompe un sector del murallón terminando con la vida de:
 Mercedes Ledezma
Ignacio Fernández
Héctor Amaya
José Maidana
Simón Antonio Barroso.

Así relata el terrible episodio Horacio Lucero en su Blog:
Don Lucio Ramón Figueroa, en un artículo de la revista "Hoy, el norte puntano", cuenta sobre el tema, que en el año 1981 se encontraba finalizando la construcción del Dique La Huertita la empresa Impresit Sideco.
Se había terminado el puente del murallón, el agua empezó a embalsarse mientras del lado del vertedero, se seguía con los retoques finales. Estando casi al final de la tarea, los operarios, veían que alguna de las planchas de hormigón del túnel donde se encontraban trabajando estaban manchadas de humedad y empezaba a brotar agua. Se encontraban en el lugar, Ledezma, Amaya y Maidana, de la localidad de San Martin. Simón Antonio Barroso y Héctor Osvaldo Gaudina (único sobreviviente) ambos de Quines. El dique ya soportaba la presión de 22 metros de altura y varios kilómetros de cola. De manera imprevista se escuchó una terrible explosión.
Según relataba Gaudina, sintió que eran despedidos del túnel por el aire comprimido y que una inmensa crecida lo golpeaba entre escombros y piedras, hasta que una ola lo largó contra una gran roca que sobresalía del agua salvando así su vida. Fue rescatado con una maquina de brazo extensible.
Era 12 de Febrero de 1981, a las 10:45 hs.
"A mi por las heridas me llevaron al hospital de Concarán, cuando ingrese a la sala pude ver que allí estaba mi compañero de trabajo Maidana, a quien le faltaba todo el cuero cabelludo"-contaba Gaudina-

Cuando la noticia llego a Quines, el pueblo se agolpo en el puente y a la vera del río esperando la crecida que llegó pasadas las 16 hs.
Personal municipal, policial, empleados de hidráulica y fuerzas vivas del pueblo se aprestaban para la búsqueda esperanzados en encontrar algún sobreviviente.
Entre los voluntarios se encontraban: Minino y Juan Olmedo, Miguel "el turca" Reynoso, Américo "el víbora" Reyna, Ramón Alberto Mora (policía), Carmen "el negro" Muñoz, Bulacio (sumariante de la localidad de Santa Rosa) y muchos vaqueanos de la zona.
Dice Figueroa: "Recuerdo cuando los muchachos localizaron un cadáver desde lo alto de la montaña que estaba sumergido en el agua y sacaba una mano hasta el puño, abanicándola al movimiento del agua; el cuerpo estaba aprisionado entre piedras y palos, era Ledezma, oriundo de Las Aguadas, padre de varios hijos.
Para sacarlo de allí, Carmen Muñoz se sumergió en el agua, apoyado por varios mas, le ato una soga a la cintura y así lograron sacarlo. Ya hacia una semana. Al salir del agua, el cuerpo al contacto con el aire se hincho inmediatamente, lo que tornaba imposible ubicarlo en el ataúd. Y sin mascaras ni guantes, tomamos el cuerpo en avanzado estado de putrefacción, lo introdujimos en el cajón y los bomberos procedieron a soldarlo."
"La montaña era muy empinada y no había caminos, lo más parejo era el rió, en ese lugar había más de un metro de profundidad. Vaqueanos de la zona con machete fueron abriendo caminos en la montaña y así escalamos ayudados por los más jóvenes y livianos que iban adelante sosteniéndonos con sogas, éramos un total de 56 hombres. Alrededor de la una de la madrugada llegamos a la punta del cerro."
"Otro día, sigue relatando Figueroa, el grupo que conducía el agente Mora y empleados municipales de Quines, avistaron otro cuerpo que yacía de espalda sobre una gran piedra en el cauce del río, era Amaya, su cuerpo estaba en total descomposición, ese lugar es conocido como Paso del Balsino."
"Maidana que salvó su vida en el accidente, muere poco tiempo después por una infección pulmonar."
"Un lugareño de Los Piquillines, mientras buscaba unos animales montado en una mula, notó que su perro se resistía a continuar y entre gemidos volvía sobre sus huellas. El hombre intrigado resolvió seguir a su mascota, quién se detuvo bajo un viejo y enorme tala, cuyos gajos estaban cargados con basura que la crecida dejó a su paso y sin desmontar, ayudado con el cabo del rebenque movió algunas ramas secas y pudo ver que se trataba de un cadáver. Era el cuerpo de Barroso. Había pasado un mes del accidente y misteriosamente a la misma hora en que se produjo. El que lo encontró era de apellido Tobar, apodado el León."
En 1981 era presidente de los argentinos Jorge Rafael Videla, el Gobernador de San Luis era Hugo Nicolás Eugenio Di Rissio y en Quines era Intendente Municipal Alume. Pertenecían a la última dictadura militar.



También un relato impresionante con fotografías inéditas nos deja Jorge Rosales en su blog cuyo dominio es: www.inbicible.blogspot.com.ar en el artículo que titula:



Textualmente dice:

El autor del blog (Jorge Rosales) hace 35 años atrás, acompañado de su abuelo Julio Pérez, en la base del muro de La Huertita (1979).

Hacía rato que el sol había borrado los últimos rastros de la noche. Despuntaba en San Martín un típico día de verano. El Cerro Blanco con su palidez de siempre y el campanario en la iglesia de Santa Bárbara, ya sosegado. Todo transcurría como de costumbre, excepto por una inusual calma -para algunos-, señal de mal agüero.

A 7 km de allí, en la obra más importante que ha tenido el pueblo en su historia, 30 operarios realizaban el hormigonado de un conducto, frente a la nueva compuerta instalada en el murallón del futuro dique La Huertita. De la anterior, que acabó arrancada por la presión del agua, sólo quedaban hierros retorcidos.

Dentro del túnel donde se hacían las tareas habían aparecido filtraciones, alertó un obrero que abandonó ese sector por temor. La presa ya embalsaba 20 m. de altura. Su inauguración era inminente, lo sabían vecinos de San Martín aquel 12 de febrero de 1981, cuando a media mañana un gran estruendo enmudeció a todos.

Fue una explosión diferente a las que oíamos en el pueblo, siempre que dinamitaban roca”, recuerda Lilia Sarmiento sobre esos instantes de zozobra, hasta que llegaron las primeras noticias desde el dique. La compuerta de 9 toneladas de cemento y 3 x 3 m., había vuelto a partirse, arrastrando esta vez a operarios que trabajaban en el lugar.

Una pluma que comienza asomarse al fondo. Las familias Tosi, Suárez y Salazar, en uno de sus campos que luego quedaría bajo las aguas del dique.

La desesperación por conocer el estado de salud de los obreros, muchos de ellos con familia en la zona, movilizó de inmediato a todo San Martín. Una localidad de 670 habitantes que había aportado gran parte de la mano de obra, para una presa que en su etapa de mayor ritmo en la construcción, llegó a emplear 435 personas.
Aún aturdido por la explosión, el médico de la empresa José Luis García insistía en alertar “¡tembló el murallón!”, mientras apuraban las tareas de rescate, para sacar de los bordes del túnel el mayor número de trabajadores. Algunos habían alcanzado a escapar a tiempo; otros 14 debieron ser socorridos y 4 no aparecían.
A mitad del río, desparramado sobre escombros y piedras, estaba Héctor Gaudina. Allí lo había arrojado una enorme ola, por la fuerza del aire comprimido que junto al agua, salió del interior del túnel. Varios metros más adelante, con fracturas y desprendimiento del cuero cabelludo, se encontraba también tendido contra las rocas, José Maidana.

Para poder brindarles los primeros auxilios y suministrarles inyectables que calmaran sus dolores, hubo que cruzar los cerros”, recuerda el doctor García, a quien subieron dentro de una jaula, colgada en el extremo del brazo mecánico de una oruga, que permitía acceder en menor tiempo, al lugar donde se hallaban los heridos.

Uno de los camiones de la familia Tosi contratados por la obra, junto a una oruga de similares características a la utilizada para rescatar los heridos.

Desde localidades vecinas como Quines y La Toma llegaron más ambulancias para responder a la emergencia. “Entre los vecinos, sobraban voluntarios dispuestos a buscar aguas abajo a los desaparecidos, y tanto la escuela al igual que la iglesia, pusieron a disposición sus botiquines”, destaca Lilia Sarmiento sobre aquella dramática jornada.

El hospital “Santo Tomás” que funcionaba en un ala de la hostería provincial (desde que… perdió su edificio por el terremoto de Caucete), no tenía paz. Tras practicarles en el lugar las curaciones que requerían urgencia, cuatro de los heridos graves fueron trasladados al policlínico de San Luis y otros dos a Concarán.
Por la tarde y antes que estuviera en penumbras, continuaron los rastrillajes sobre el lecho del río. Como en aquella época el pueblo disponía de electricidad unas pocas horas en el día, encendió candiles y soles de noche esperando noticias hasta el amanecer. Los creyentes, en tanto, pasaban por la iglesia a rezarle al Señor de San Martín.
Imagen del Señor de San Martín, datada a principios de 1800  
y que pertenece a la familia Rodríguez. 

A la mañana siguiente, a medida que transcurrían los minutos, iban desvaneciéndose las esperanzas de encontrar sanos y salvos a los desaparecidos. Más aún luego que a 13 km del muro de La Huertita, fuera hallado sin vida Ignacio Fernández. Para entonces, también un helicóptero de la Fuerza Aérea, colaboraba en la búsqueda.
Recién a la semana, sobre el Río Quines, ubicaron otros dos cuerpos: Mercedes Ledezma y Héctor Amaya, ambos eran oriundos de San Martín. El único que faltaba, Simón Barroso, fue entregado luego, pero en cajón cerrado a su familia. Y mucho disgusto causó al mes, cuando un baqueano de Los Piquillines, lo descubrió atravesado en unas ramas traídas por la crece.
El inexplicable hallazgo coincidió con la fecha en que finalmente quedó inaugurada la obra, tras  haber sido interrumpida en los años 1972 y 1975. Durante la ceremonia, se colocó una placa con los nombres del presidente de facto Jorge Videla y su ministro Arguindeguy. Pero ningún recordatorio sobre los fallecidos, más que la fugaz referencia del gobernador de San Luis, Raúl Marcilese.
La omisión extrañó tanto a vecinos como familiares de los cinco obreros que perdieron la vida en el dique. A la nómina ya estaba incorporado José Maidana, quien pese a ser trasladado en avión a Capital Federal, para intervenirlo quirúrgicamente por sus severas heridas, no alcanzó a recuperarse.
Pero el mayor interrogante fue saber por qué la firma "Impresit-Sideco", cuyo dueño Franco Macri participó del acto, evitó también referirse al lamentable accidente. Era la misma compañía, que se había involucrado de lleno en la vida del pueblo, al construir viviendas, generar la formación de empresas familiares y asegurar la prestación de servicios públicos.

La respuesta que nunca obtuvieron los vecinos de San Martín, sigue pendiente. De igual modo, el esclarecimiento sobre las causas reales que provocaron la tragedia. Un hecho que el gobierno buscó rápidamente olvidar, cuando al mes no más, anunció la inauguración de la obra, bajo el esperanzador título: "de aquí surgirá la vida".
El aviso de página completa, apareció publicado el 13 de marzo de 1981, 
en el Diario de San Luis
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Como bien menciona Jorge Rosales en su blog, al momento de la inauguración y no habiéndose completado un mes del accidente los artículos de El Diario de San Luis muestran que claramente nunca se acordaron de la tragedia ni respetaron el dolor de las familias que perdieron a sus esposos. Todo fue fiesta y beneplácito.


EL DIARIO DE SAN LUIS      Pág. 9     San Luis, sábado 11 de marzo de 1981
SE CONCRETÓ EL LARGO ANHELO 
DE LA HUERTITA
Con la asistencia de las más altas autoridades provinciales nacionales y de estados vecinos quedó inaugurada en el curso de una austera ceremonia, una de las más importantes obras hídricas que ha quedado así, al patrimonio de San Luis.
Se hallaban presentes, el Gobernador de San Luis brigadier (R) Hugo Raúl Marcilese y su esposa Da. Leonor Funes; la señora Comisionada Municipal, de la localidad de San Martín; doña Martha F. de Lucero; en representación de los Comandantes en Jefe de la Fuerza Aérea; la Armada y el Ejército, asistieron el titular de la V Brigada Aérea; brigadier Carlos Echeverría Martínez; el Jefe de Infantería de Marina, contralmirante Guillermo José Dickson y teniente coronel Eduardo Jorge Blanco, respectivamente.
Además del Presidente del Superior Tribunal de Justicia, doctor Cruz Ortíz; el Obispo Diocesano de San Luis, Monseñor Juan Rodolfo Laise; los ex gobernadores de San Luis, ingeniero Luis Garro; doctor Juan Gregorio Vivas y Coronel Rafael Blanco Moreno y los titulares de los Poderes Ejecutivo de Mendoza y San Juan; brigadieres Rolando José Chisani y Angel Manuel Zamboni; y ministros y subsecretarios del gobierno anfitrión.
Numeroso público se había dado cita en el acceso al murallón de la presa-embalse.
Tras el izamiento del pabellón nacional en el mástil ubicado al ingreso del coronamiento de la presa-embalse, ceremonia a cargo del gobernador Marciese y de los representantes de la Junta de Comandantes, se entronó con patriótica unción el Himno Nacional, ejecutado por la Banda de Música de la Policía de San Luis, y a continuación usó de la palabra el mandatario provincial y en nombre de los productores de la zona hizo lo propio; el señor Domingo Humberto Lucero.
Procedió entonces el obispo diocesano; a impartir la bendición de las instalaciones, tras una impetración del alto prelado.
De inmediato el gobernador y los representantes de la Junta de Comandantes, procedieron a descubrir una placa recordatoria colocada en la base del mástil.
Tras el corte de cinta, dejado librado al uso la presa-embalse, el gobernador acompañado de su comitiva se trasladó hasta el centro del muro y accionó la válvula que permite el paso regulado del caudal embalsado.
La comitiva oficial, se trasladó entonces hasta la hostería provincial ubicada en el acceso de la localidad de San Martín; donde fue servido un vino de honor.
Al término del agasajo fueron entregadas medallas recordatorias de la inauguración.

Foto 1: El señor Domingo Humberto Lucero; habla en nombre de los productores de la zona; agradeciendo al gobierno provincial; por la conclusión de las obras de la presa embalse “La Huetita”
Foto 2: El obispo Diocesano monseñor Juan Rodolfo Laise, bendijo la presa embalse de La Huertita y pidió que sus frutos sirvan al desarrollo económico de la provincia de San Luis.
Foto 3: La placa recordativa de la inauguración de la presa embalse “La Huetita” que fue descubierta por el gobernador Marcilese y los representantes de la Junta de Comandantes. La placa tiene inscripta la fecha de la inauguración, el nombre del presidente de la Nación Teniente General Videla; del ministro del Interior Harguindeguy y del gobernador Marcilese.
Foto 4: El Gobernador de la Provincia brigadier Macilese, acompañado del gobernador designado brigadier mayor Eugenio Nicolás di Risio, los gobernadores de Mendoza brigadier Chisani y de San Juan, el Obispo Laise y ministros del Estado provincial, recorren el murallón de la Presa-Embalse “La Huertita”
Foto 5: La monumental obra de La Huertita, cuya parte superior las autoridades e invitados especiales, asisten a la
puesta en marcha de la presa de embalse, cuyo botón fue presionado por el gobernador designado brigadier Eugenio N. di Risio.

DISCURSO DEL GOBERNADOR
El Gobernador de la Provincia Brigadier (R) Hugo Raúl Marcilese, pronunció una alocución al dejar inaugurada la presa embalse La Huertita, señalando que ponía a consideración de sus comprovincianos esta realidad, para ser juzgada por el buen criterio de la gente.
Del texto completo de su discurso expresa lo siguiente:
El macizo puntano, las características acuifugas de las rocas, y su topografía abrupta facilitan el escurrimiento en corto tiempo. Sus caudales en las zonas altamente permeables de los conos aluviales y de los cauces de la llanura provocan una infiltración rápida sustrayendo el agua a los fenómenos consuntivos. Las aguas subterráneas asi originadas se conducen a través de los sedimento hacia los sectores naturales de descarga, situadas fuera del territorio provincial.
El río Quines, singular, variable y escurridizo río puntano, no escapa a este fenómeno y su dominio y manejo hizo que estemos aquí reunidos dando marco expectante a esa necesidad.
El área de riego Quines-Candelaria ubicado en el extremo norte de la sierra de San Luis asoma a la actividad productiva cuando se empieza en el siglo pasado a utilizar precariamente las aguas del río a través de tomas libres “veraneras”; una incipiente red de canales prosigue y ya en 1912, según Gez, se realizan estudios por el ingeniero Fritz Simons con un modesto y práctico proyecto.
En el año 1928, el de mi nacimiento, por encargo de la provincia al ingeniero Callaba, se proyecta un dique derivador con riego al área en cuestión que se llamó “Del Bajo”.


La inauguración de la presa embalse La Huertita materializa un proyecto de casi 70 años de vida. Su construcción permite la extensión de la frontera agropecuaria puritana, gracias a la incorporación de nuevos territorios al regadío. También se prevé que sirva de plataforma turística. La Huertita está ubicada entre espléndidas serranías, está a 7 km. al oeste de San Martín, por un camino pavimentado se accede a la misma.
En el ingreso al área, se encuentran dos clubes de pesca con servicio de alojamiento y de comida, alquiler de botes. También un hermoso Hotel con todas las comodidades.
En un momento una firma privada se dedicó a la crianza de truchas para lo que se construyó un complejo con piletas al estilo de tanques australianos en la parte baja del murallón y también disponían de una gran balsa fija a la que se llegaba en una pequeña embarcación y allí se podía pasar muy bien el día ya que tenía una habitación para descansar y comer.
En el lugar se disponen de embarcaciones con o sin motor y balsas para aquellos pescadores que además de buscar un "buen pique", desean adentrarse en el dique y permanecer en él por varias horas durante el día solamente.

FICHA TÉCNICA:
Nombre: La Huertita
Presa Principal: La Huertita
Río: Quines
Año: 1981
Usos: Control de crecidas y Recreación
Tipo de presa:   TE: Materiales Sueltos
                                PG: Gravedad
                                CB: Contrafuerte
Fundación: Roca/ Suelo
Población cercana: Quines
Provincia: San Luis
Altura Presa: 55 mts.
Longitud Coronamiento: 365 mts.
Volumen Presa: 175 (103 m3)
Volumen del Embalse: 470000 (103 m3)
Superficie del Embalse: 4300 (103 m3)
Capacidad Máxima de Evacuación: 1000 m3/s
Tipo Vertedero: Descarga Libre
Propietario: Empresa Provincial de Infraestructura Hídrica
Proyectista: Prov. De San Luis.
Constructor: Impresit – Sideco S.A.




RÍO QUINES
A modo de ilustración doy un enfoque más claro del río al que hago mención:

Al río Quines se lo cataloga como al más importante de la región comprendida dentro de los pequeños oasis cuyanos.
Baja desde Cerro Colorado, que se encuentra a una altitud de 1270 m.s.n.m., por intermedio de tres cursos principales: los ríos Grandes, Las Chacras y Lagunas Largas. Estos confluyen algo más abajo de la localidad de las Chacras y con el nombre de río Quines, continúa en dirección norte recibiendo  luego a los arroyos Yordan o Jordán, Huertita y Huerta. Este punto se denomina el encuentro de los ríos y es en donde está enclavado el Dique o Presa-Embalse La Huertita.
Más abajo recibe las aguas del río Los Piquillines y desemboca en Quines, más precisamente en el Balneario natural El Muro en donde se construyó el Dique Nivelador desde donde nace el canal que surca la Banda Este del pueblo.
Sigue el río su curso y a unos 400 metros del primer Dique, está el Dique Derivador Manuel Callaba en donde el río recibe los afluentes del arroyo El Zapallar. En este sector llamado La Piedra Baya, por la enorme roca de este color que está en el mismo río, nace el canal "La Candelaria" y en el mismo sector, unos metros más arriba y al oeste del canal mencionado, pasa el canal revestido "17 de Agosto o Ricardo Zabala Ortiz" que ingresa al pueblo por la calle Rivadavia y a la altura del ex Balneario Municipal hace una “s” continuando por calle 17 de agosto para unirse más al norte con el canal "La Candelaria" que pasando por el este del Cementerio y el paraje “La Reina”, lleva sus aguas a la localidad vecina de Candelaria distante 20 km. de Quines.
Continuando con el río, sigue su curso pasando al este del principal casco de Quines entre los Barrios “El Matadero Viejo” y “La Banda Este” y finalmente perdiéndose en los campos de Balde de Quines al este de Candelaria.
La cuenca del río Quines ha sido calculada en 670 Km² (Anteproyecto provisión de agua a Quines, Ing. Luis L. Martínez - Ay E E - expte. 899-Q-1939) hasta el dique del Alto, y en 800 Km2 (Informe del Ing. Luis Von Zeilan - Archivo Técnico de Ay EE ). La del arroyo Zapallar se estima en 29 Km² (Ing. Martínez - Archivo Técnico de Ay E E - 1941).

Información basada en la página http://es.scribd.com/doc/75574533/AGUAS-SUPERFICIALES y en la Serie: Evaluación de los recursos naturales de la Argentina – pág. 787 – Consejo Federal de Inversiones.



INUNDACIONES POR LA CRECIDA DEL RÍO

Muchos de nuestros abuelos recordarán cuando la Banda Este, la Plaza Vieja y el Matadero quedaron inundados el día 12 de octubre de 1958  por la gran crecida del río que a la hora 10:30 comenzó a pasar sobre el puente y rompió las barreras del puente ya que los árboles que traía impactaron contra ellas. 

El puente quedó socavado de ambos lados pero soportó la increíble fuerza que el agua ejercía sobre él. Recordemos que en ese momento era el único puente (construído según relatos orales, en 1937), ya que el de la Ruta Nacional Nº 20 todavía no estaba.

Tienen guardado en su memoria el ruido de la creciente que minuto a minuto aumentaba junto con el caudal de agua y en poco tiempo se desbordó llegando las aguas del mismo hasta la misma Plaza Hipólito Yrigoyen. Muchas casas desaparecieron y otras tantas quedaron en muy mal estado y sin nada adentro ya que el agua ingresó y con ella se llevó casi todo a su paso.




Algunas imágenes se pudieron ver para el aniversario del pueblo y estas las tiene en su poder el Sr. Roberto Campodónico que gentilmente me las 
prestó para que veamos este desastre natural. También tiene las mismas fotos el Sr. Manuel Morán.

En esa oportunidad vino el Ministro de Acción Social y entrevistó a varios de los afectados. Una de las entrevistadas pero no tan afectada por la creciente fue doña Antonia Sosa.

A la izquierda va la Sra. de Longar, "Pototo" Gatica, Doña Teresa Bustos y Jacinto Villarreal.






Andrés Chacón en el caballo ayudándole a sacar las cosas a don Martín Palacio.


A las 10:30 hs. el agua llegó al nivel del puente y comenzó el desastre ya que se extendió a las periferias del río.


Foto Gentileza de José Raúl Rinaldi
De izq. a der.: La Sra. Ñata Rissi junto a su marido Domingo Rinaldi con José Raul Rinaldi en brazos y a su lado el Sr. Julio Domínguez.










CANALES Y ACEQUIAS
Hacia fines de 1940, por razones sanitarias, fue desmantelado el cementerio Municipal ubicado donde estuvo el Balneario Municipal para posibilitar el trazado del canal revestido implementado por el gobierno del Dr. Ricardo Zabala Ortíz (1946 - 1952) que llevaría su nombre "Canal Zabala Ortiz". El Prof. e historiador Manuel Ybañez dice que existe una fotografía en donde el Gobernador manipula una pala en ese preciso lugar.
Existen indicios que permiten asegurar que el desmantelamiento del cementerio se realizó durante la intendencia de Felipe Aquin y la inauguración del canal durante la intendencia de Emilio Campodónico. 

Este canal permite que en el radio céntrico del pueblo pueda circular una acequia inicialmente de tierra y luego revestida para que los habitantes puedan regar sus patios, huertas y aprovechar el agua circulante de múltiples maneras.


Cuando se levantan las mismas hubo varias posturas en contra pero el más ferviente luchador para que así no suceda es don Antonio Gómez.



En el lugar ocupado antiguamente como Cementerio Municipal se construyó el Balneario Municipal. El mismo estaba compuesto de dos grandes piletas conectadas y entre las dos el  trampolín. Luego se hizo la pileta para niños. El predio contaba con duchas, baños para damas y caballeros, confitería y parrillas con una amplia galería techada entre otras cosas.
El agua ingresaba desde el canal revestido Zabala Ortíz, pasaba por unas cámaras y filtros ingresando por la primera pileta y retornaba al mismo después de pasar por la segunda pileta, unos doscientos metros más adelante.
Fue intendente en ese momento Edgar "Toto" Alume.
Cuentan los que trabajaron allí entre los que estaba "Piata" que sacaron muchísimos huesos y aprovechando la oportunidad, muchos buscaban oro en las dentaduras de los difuntos.






EL AGUA PARA CONSUMO
Pozo balde de la casa conocida como de las Niñas Roldán.

La búsqueda de agua para consumo humano tuvo múltiples variantes. La gran cantidad de pozos baldes que hay y hubo en Quines son muestra de la preocupación para obtener agua potable. Debían estar a unos 30 metros del pozo negro para evitar enfermedades y muchas familias le agregaban cloro o lavandina para estar seguros de su potabilidad. Progresivamente los dejaron solo para extracción de agua para regar las huertas y el patio de las casas.
Otra de las opciones antiguas fueron también los filtros que constaba de una tinaja de base redonda que dejaba pasar el agua muy pausadamente por los pequeñísimos poros que la misma tenía. este era colocada en una base de madera y por debajo una olla o receptor del líquido filtrado. Los filtros estaban por lo general a un costado de la galería donde había sombra durante todo el día. Esto aseguraba agua limpia y fresca pero no potable.
Sabemos que la gente de campo bebía normalmente el agua de las represas y pocos acostumbraban purificarla.
En nuestra localidad al irse poblando y tomando estructura colonial con terrenos cada vez más chicos alrededor de la plaza y sus adyacencias. Tener agua del pozo balde no garantizaba ninguna seguridad ya que los pozos negros debían estar más cerca del pozo balde. Esto originó la necesidad de buscar agua en los pozos públicos más profundos que existían en el pueblo. Hubo pocos y todos los días a cualquier hora diurna desfilaban los vecinos con sus baldes de chapa a buscar el preciado líquido. Ellos estaban: Uno en el centro de la plaza; otro en el hotel Magnano; y otro en Garrofé si es que no me equivoco.

En la plaza vieja se construye la planta de agua potable y se hace un tendido de cañerías por el pueblo. Cerca de cada esquina se instalaron los surtidores con un botón metálico de bronce en el centro que se debía presionar con fuerza para que fluya el agua.

 La Sra. Julia Díaz, ordenanza de la Escuela Nº 50, extrayendo agua en la esquina de Sarmiento y Moreno.
Como vemos, ese surtidor todavía está allí.


Imágenes muy elocuentes son las postales que dejaron los grifos públicos y los vecinos extrayendo agua de los mismos.

   


  


Planta de Tratamiento de agua en La Plaza del Rosario o Plaza Vieja dependiente del organismo provincial.

Posteriormente, en las inmediaciones de la Plaza Lafinur se construye la planta en la calle San José y Sarmiento.



Este artículo que a continuación transcribo se publicó en el Diario de San Luis: 

Agua potable, tesoro para localidades sedientas
Otra de las comunidades “olvidadas”, que han entrado en la fase inicial de desarrollo y modernización, gracias al agua, es Quines. En efecto, hace poco fueron inauguradas las instalaciones del servicio domiciliario de agua en esa localidad. Las obras constan de un pozo de 86 metros de profundidad, complejo mecánico que permite asegurar un nivel constante en el depósito central y red de distribución que beneficia a 273 familias. El sistema fue tendido por la Dirección de Hidráulica de la Provincia, la Delegación Sanitaria y la Municipalidad de Quines.
Esta población, además del agua, se ha visto altamente beneficiada últimamente por la donación del establecimiento experimental “La Punta” a la Federación Agraria Argentina por parte del Gobierno, y la inauguración del tramo recientemente pavimentado de la ruta 146, que une Quines con Villa Dolores. El empuje que demuestra la localidad norteña, es digno del mayor apoyo, y pieza integrante del “gran despertar” de la provincia.

 Foto izq.: Obra Plan de Perforaciones.

Un momento del acto de inauguración del servicio de agua domiciliaria en Quines.

273 familias de Quines ya no buscarán el agua en los grifos públicos.


Vista desde la calle Sarmiento al espacio verde, hoy Paseo de las Flores.

La Cooperativa de Agua Potable se hace cargo de este servicio y en la planta que recién mencionabamos se construyen las oficinas de la misma quedando en la calle 25 de mayo los tanques y la planta potabilizadora.



Nació como Cooperativa de Agua Potable y a medida que surgió la necesidad de incrementar otros servicios públicos se tuvo que modificar su estatuto a través de la Carta Magna y hoy hablamos de la Cooperativa de Agua Potable y otros Servicios Públicos y Sociales Quines Ltda.
Su actual gerente es el Sr. Franklin "Fredy" Domínguez y se desempeña en ese cargo desde el 13 de abril de 1995.

Varios fueron los servicios que tuvo y actualmente tiene la Cooperativa pudiendo mencionar:
·                     El servicio de agua potable del cual hablamos.
·                     Servicio de telefonía que llegó a contar con tres locutorios públicos y siete teléfonos públicos distribuidos en distintos sectores de la localidad.
·                     Servicio de internet.
·                     Servicio de gas envasado.
·                     Servicio de traslado en ambulancia gratuito.
·                     Seguro de sepelio.
·                     Servicio de sepelio con salones para dos servicios consecutivos con ambiente climatizado.
·                     Becas estudiantiles.




EL AGUA: QUINES Vs. CANDELARIA
Muchísimas dificultades tuvieron los pobladores de Candelaria a partir de su fundación en 1870 pues el agua tenía que llegar desde Quines y las notas que desde esta fecha surgieron fueron muchísimas.
Algunos documentos de estos problemas con el agua quedaron registrados:

- El 2 de enero de 1872 durante el mandato del gobernador Juan Agustín Ortiz Estrada, se nombró una comisión para reglamentar la irrigación.

- El 4 de abril de 1872 don José Tránsito Ruiz (fundador de Candelaria), ocupando el cargo de juez de Paz de la localidad, escribe un informe sobre las dificultades que se oponen al progreso de Candelaria. En términos parecidos dice: La gente que vive en los montes es irreductible y los quineros no dejan pasar el agua por lo que habrá que abandonar la población.

- La gran preocupación de los primeros pobladores- dice la Sra. Haydeé Funes de Arce, ex directora de la escuela de Candelaria- fue conseguir agua para riego ya que su visión del porvenir estaba en el cultivo de la tierra. A esto lo consiguieron en primera instancia con la colaboración de Don Eusebio Fernández que había construido por su cuenta un canal de 11 Km. de largo desde Quines hasta la Estancia La Florida. Luego el fundador de esta villa, Don José del Tránsito Ruiz, le compró una boca- toma al Sr. Fernández y los vecinos construyeron el canal desde Quines hasta Candelaria.

- También en 1872 se hizo una petición al Gobernador Ortiz Estrada solicitando la cesión de la tercera parte del agua del río Quines. Este petitorio fue aceptado ya que el caudal del río era suficiente como para abastecer ambas localidades.

- En 1884 el Gobierno de la Provincia designó una Comisión para reglamentar la distribución del agua en las localidades de Quines y Candelaria. Dicha Comisión estaba integrada por Evaristo Calderón, Gabriel Arce, Nicomedes Alaniz, Paulino Suárez, Pilar Pereyra, Cipriano Arenas y Antonio Ruiz.



Fuentes:
- Las mencionadas en la entrada.
- Noticias para la historia de los pueblos de San Luis - Fondo Editorial Sanluiseño - Gobierno de la Provincia de San Luis - Jesús Liberato Tobares - 1996
- Historia de San Luis - Urbano J. Nuñez


No hay comentarios:

Publicar un comentario